ALIMENTOS PROTECTORES PARA IR DE VACACIONES

POR Núria Ripoll Blanch, técnica dietista

¿A dónde vamos? A la playa, a la montaña, a un parque acuático, a visitar museos  y monumentos… todas y cada una de las destinaciones que escojamos pueden ser más agradables si la alimentación del día se adapta a las necesidades que tendrá el organismo según como le afecte el entorno.

rpoductos protectores para las vacaciones en una casa rural

 

TURISMO RURAL Y ECOTURISMO

El ambiente que ofrece el turismo rural nos acerca a la naturaleza, a la sencillez y al placer de hacer las cosas bien hechas. El ecoturismo es un sector que lucha para que el turismo forme parte de proyectos sostenibles, enseñando y sensibilizando a la población a cuidar y a utilizar los recursos naturales de la tierra.

En esta ocasión, si decidimos pasar parte de nuestras vacaciones en una estancia de turismo rural, en lo que a la alimentación se refiere, podemos aprovechar para aprender; reeducar el paladar, conocer nuevos y sabrosos productos y pensar en la posibilidad de comer más sano en caso de que no lo hagamos ya.

Si durante el tiempo que se está hospedado nos hacen la comida, simplemente con relajarnos, ya nos estaremos beneficiando de los nutrientes de un plato hecho con tradición y cuidado en un entorno seguramente precioso. Si por el contrario estamos en una casa o estancia en la que debemos prepararnos nosotros mismos la comida, lo más aconsejable es comprar los alimentos en las tiendas o cooperativas cercanas, también podemos beneficiarnos de las casas rurales que venden sus propios productos recién cosechados. Otra opción es visitar los restaurantes de la zona, en caso de que los haya, para conocer así su oferta gastronómica.

Las dos opciones son una oportunidad buenísima para saborear frutas, verduras y hortalizas de temporada, comida casera, productos ecológicos, elaboraciones artesanales. También para conocer los productos locales como por ejemplo vinos, aceites, miel, quesos, embutidos naturales… e indiscutiblemente, para conocer la historia y la cultura del lugar que visitemos. Mezclarnos con la gente de la zona y conocer sus menús regionales, sus hábitos alimentarios y sus costumbres es de por sí muy enriquecedor.

Pasar unos días en un ambiente rural puede convertirse en una nueva experiencia para ser conscientes y responsables de una forma de vida que protege el medio ambiente, los ciclos biológicos de las plantas, de los animales y que, además, respeta la biodiversidad.

Estas vacaciones pueden convertirse en un punto de partida para que a nuestro regreso nos planteemos comer y vivir mejor. Podemos empezar introduciendo verduras, frutas y hortalizas ecológicas de kilómetro cero. También estos días pueden servirnos para decidir aumentar el consumo de legumbres y productos frescos, por ejemplo, huevos ecológicos y pescados. O a utilizar ingredientes naturales que dan sabor y al mismo tiempo protegen de enfermedades, como son las hierbas, los ajos, los tubérculos, las raíces… Quizás también hayamos aprendido a preparar alguna sopa, algún potaje tradicional o alguna comida que nos haya gustado mucho.

Si en la estancia del lugar a donde vamos no están incluidos los productos de higiene y limpieza, vale la pena llevar con nosotros productos adecuados. Mejor escoger productos biodegradables y ecológicos para nuestro cuidado personal o para lavar la ropa y la vajilla. Así también conoceremos, en caso de que no lo hagamos ya, una forma distinta de cuidarnos y de cuidar nuestro entorno.

Todo puede ser una excusa perfecta para empezar a tomar una nueva y saludable conciencia.

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.          facebook   Instagram Biospirit   linkedin Biospirit

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto