ALIMENTOS PROTECTORES PARA IR DE VACACIONES

¿A dónde vamos? A la playa, a la montaña, a un parque acuático, a visitar museos  y monumentos… todas y cada una de las destinaciones que escojamos pueden ser más agradables si la alimentación del día se adapta a las necesidades que tendrá el organismo según como le afecte el entorno.

alimentos protectores para las vacaciones en la playa

 ALIMENTACIÓN Y PLAYA

Para ir a la playa a pasar media jornada o más, es importante utilizar recipientes y neveras fáciles de llevar y que cierren bien. También son muy útiles los geles que mantienen el frio, tanto para los alimentos como para las bebidas.
La preparación de las excursiones forma parte de la diversión, si se deja casi todo preparado el día anterior evitaremos los nervios de última hora: sombrilla, toallas, tumbonas, manteles, bocadillos… hay muchas cosas que podemos dejar listas.
Si vamos a la playa, nos podemos cuidar de la siguiente manera:

 
  • Durante dos o tres días antes a la exposición solar, tomar un buen zumo de remolacha con zanahoria. Alimento protector gracias a los carotenoides, embellece la piel y activa la melanina.
  • Llevar agua natural e hidratarnos cada media hora. Alimento básico y esencial. Aunque no lo parezca, el cuerpo transpira más y por esto es importante compensar las pérdidas de agua. El agua de coco también es ideal ya que hidrata y refresca en profundidad.
  • Tuppers con fruta fresca cortada, melón, sandía, cerezas, melocotón, mango…Son alimentos refrescantes, llenos de vitaminas, minerales, sustancias antioxidantes y antiinflamatorias. Nos ayudaran a mineralizar el organismo evitando después de la jornada sentirnos cansados o abatidos.
  • En caso que pasemos más horas, las siguientes propuestas son para la comida: ensaladilla rusa, ensalada de pasta con espinacas y pollo, escalibada, la clásica tortilla de patatas, hamburguesas de tofu o salchichas de seitan, ensalada de salmón al vapor, anchoas rebozadas y también ensalada de arroz con lechuga, tomate, aceitunas, atún, huevo duro y aguacate.  Se caracterizan por ser alimentos ricos en vitaminas, carotenos, ácidos grasos insaturados e hidratos de carbono de lenta absorción.  Son alimentos de fácil digestión, ligeros, sin salsas, sin sofritos, sin picantes ni grasas saturadas.
  • Por la tarde, nos podemos tomar una horchata artesana. Las propiedades de la chufa en verano son extraordinarias para hidratar y reconstituir el organismo. La horchata es una bebida refrescante, rica en fosforo, calcio, magnesio, hierro y vitaminas C y E. Además es una bebida antioxidante. Un verdadero bálsamo para el cuerpo después del sol. Un helado artesano o un pan con tomate con alguna fruta como un racimo de uvas, también está muy bien.
  • Por la noche, una humilde sopa tibia con menta es una de las comidas más relajantes y digestivas que podemos ofrecer a nuestro cuerpo. Fácil de preparar, sabrosa, suave y aromática. También podemos escoger una ración de verduras como por ejemplo patatas con judías tiernas y zanahoria. La verdura hervida o al vapor sienta de maravilla y es muy saludable para tener un buen descanso. De segundo, una deliciosa tortilla de calabacín completará la cena. El calabacín es un alimento diurético, rico en minerales y también de fácil digestión. De postre, un poco más de fruta rica en carotenos, como el melón “cantaloup” o ciruelas son frutos ideales para preparar las funciones intestinales para la jornada siguiente. Nos levantaremos descansados y a gusto para un nuevo día.

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.          facebook   Instagram Biospirit   linkedin Biospirit

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto