RAÍCES Y TUBÉRCULOS

POR Núria Ripoll Blanch, Técnica dietista

Las hortalizas de este grupo son verdaderos tesoros que se esconden bajo tierra y proporcionan momentos muy satisfactorios en todo el proceso de su cultivo.
El consumo de raíces y tubérculos se asocia con comidas de otoño e invierno. Comidas calientes que llenan y reconfortan: cazuelas, sopas, pucheros, guisos… pero también hay hortalizas de este grupo que proporcionan todo el sabor del verano. Por ejemplo, las variedades tempranas de patatas, las zanahorias para rallar en ensaladas, las remolachas y los rábanos.

 


LA ZANAHORIA (Daucus carota)
Es quizás la más dulce y sabrosa de todas las raíces. Su aspecto es muy decorativo y su uso en cocina muy versátil, asimismo, aparte de cruda permite distintas formas de cocción. Incluso sirve para preparar pasteles.
A nivel nutricional es un alimento muy saludable, contiene muchas vitaminas, minerales y agua. También es muy rica en compuestos antioxidantes como los carotenos. Protege la piel y las mucosas. Una de las formas más sabrosas para obtener sus beneficios es consumirla en forma de zumo.


LA CHIRIVÍA (Pastinaca sativa)
La chirivía suele considerarse una hortaliza poco atractiva aunque su dulzor y su sabor se hacen evidentes en sopas y asados. También contiene vitaminas y minerales, además de fibra dietética. Es una hortaliza de otoño e invierno. Un caldo elaborado con hortalizas variadas, entre ellas la chirivía, resulta sano, depurativo y delicioso.

 


NABO (Brassica rapa) y COLINABO (Brassica napus)
Años atrás, se consideraban plantas forrajeras, los nabos y colinabos. Hoy día se encuentran entre las hortalizas más cultivadas en los huertos.
Son muy nutritivos y contienen muchos minerales. Son ideales para preparar caldos y sopas reconstituyentes. Eliminan el cansancio y ayudan en los procesos de recuperación después de una convalecencia.

 

PATATA (Solanum tuberosum)
Las patatas provienen de América, desde donde se introdujeron en el resto del mundo a partir del siglo XVI. Constituyen uno de los alimentos principales de las dietas de muchos pueblos. Hay un gran número de variedades existentes. Cada patata presenta unas características que la hacen más adecuada para una manera u otra de cocinarla. Las patatas deben comerse siempre cocidas, nunca crudas ya que la patata cruda es tóxica.


COL RÁBANO (Brassica oleracea grupo Gongylodes)
La col rábano es una hortaliza de aspecto poco usual. Está formado por un tallo inflado con numerosas pencas estrechas que brotan hacia arriba. Es una planta peculiar. Su sabor recuerda al nabo. Contiene vitaminas y minerales. Por su bajo contenido en calorías es muy recomendable en las dietas de control de peso. También se puede comer cruda en ensaladas o cocida, aunque es más digestiva ésta última opción. Las hojas también son comestibles.


 

RÁBANOS (Raphanus sativus)
Los rábanos presentan una amplia gama de formas y tamaños, desde los largos y cilíndricos hasta los más redondeados.
Se dividen en dos grupos: los de verano y los de invierno. Los primeros son muy fáciles de cultivar y maduran muy rápido. Los de invierno crecen mucho más y pueden consumirse crudos o cocinados. Su gusto es picante y son una fuente excelente de hierro, calcio y vitamina C.

 


REMOLACHA DE MESA (Beta vulgaris subsp.vulgaris)
La remolacha se encurte con frecuencia, pero resulta deliciosa cruda y cocinada. Algunas variedades, como “Golden”, tienen hojas comestibles que pueden consumirse crudas, en ensaladas, o al vapor.
La remolacha es una hortaliza rica en fibra, vitaminas, minerales y flavonoides. La remolacha roja es muy apreciada por sus propiedades antioxidantes y vigorizantes. La remolacha blanca es básicamente utilizada en la producción de azúcar.


Otras raíces y tubérculos:
- AGUATURMA (Helianthus tuberosus).
- SALSIFÍ (Tragopogon porrifolius).
- ESCORZONERA (Scorzonera hispánica).

 

Bibliografía utilizada:
Hortalizas, frutas y plantas comestibles, Lucy Peel.

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.         Facebook biospirit

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto