Sabores de primavera

POR Núria Ripoll Blanch, Técnico dietista

En esta época las temperaturas empiezan a variar aunque a veces hay días en los que el frío se deja notar; por eso, el cambio hacia una alimentación propia de los meses más cálidos se aconseja que sea gradual.

A finales de marzo, principios de abril, todavía el tiempo es inestable. Para proteger el cuerpo con vitaminas y minerales, las sopas, las cremas y los caldos calientes aún deberían estar presentes. Son protagonistas también algunos platos elaborados con alimentos llenos de significado e historia, a veces, relacionados con celebraciones religiosas o fiestas. Un claro ejemplo sería el consumo de bacalao en cuaresma, plato tradicional y delicioso que permite prepararse de diferentes maneras.

Para disfrutar al máximo de las propiedades de los productos de temporada, la cocina debería seguir el ciclo estacional. Aprovechar los meses en los que las frutas, verduras y hortalizas dan lo mejor de sí mismas es la mejor manera de llenar nuestra despensa equipándola con alimentos llenos de color aroma y sabor. Asimismo, alimentarse correctamente en esta época ayudará a evitar los típicos síntomas de lo que se conoce como astenia primaveral.

Surtido de alimentos primaverales:

· Frutas: Fresa, plátano, cereza, frambuesa, piña, níspero, pomelo, albaricoque.

· Verduras: Alcachofa, acelga, zanahoria, espárragos, espinacas, habas frescas, lechuga, apio, ajos, guisantes.

· Pescados y mariscos: Merluza, bacalao, atún, anchoa, calamar, gamba, caballa, sepia.

· Huevos, aves y carnes rojas: Aunque estos alimentos los podemos encontrar todo el año, los más relevantes en estas fechas son la carne de cerdo, los huevos y el cordero.

· Leguminosas: Guisantes, judías blancas, garbanzos, habas tiernas.

Todos los alimentos tienen un significado de carácter nutricional, algunos de ellos podemos conocerlos por sus propiedades organolépticas.

Algunos ejemplos:

Las frutas y las hortalizas de vivos colores como el rojo o el naranja contienen grandes cantidades de beta carotenos, compuestos que se transforman en vitamina A, esenciales para la visión, la piel y las defensas.

Las verduras verdes, ricas en minerales, vitamina C y vitaminas del grupo B,  son protectoras, remineralizantes y estabilizan el sistema nervioso.

Las leguminosas como las habas y los guisantes aportan fibra, vitaminas como el ácido fólico, minerales y oligoelementos esenciales para mantener una buena salud.

En los pescados destaca el pescado azul, que contiene ácidos grasos omega 3, vitamina A, calcio, fósforo y magnesio, nutrientes importantes para proteger las membranas celulares.

Respecto a las carnes, el alimento de temporada es el cordero, rico en minerales como el hierro y el zinc, además  de ser rico en vitamina A.

Por último, no hemos de olvidar mantener una buena hidratación corporal, aplicar hábitos saludables en nuestro día a día  y aprovechar las horas de luz solar para practicar al aire libre ejercicio físico adecuado.

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.         Facebook biospirit

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto