LA REALIDAD CHOCANTE: ¡LO VERDE NO SIEMPRE ES VERDE!

ATTI

Un cambio de conciencia

Dicen que las mejores cosas de la vida son gratis: naturaleza, el amor, la familia. En nuestra sociedad cada vez más estimulada están surgiendo movimientos slow y un deseo de volver a las cosas sencillas. Esto nos lleva a que cada vez estamos más preocupados por llevar una vida más saludable en varios aspectos, hacer más deporte, tener una mejor alimentación y ser más selectivos con los productos que entran en el hogar. Un efecto positivo es que cada vez es más habitual ver productos catalogados como “natural”, “ecológico”, “verde”. Sin embargo, cuando nos acercamos un poco más a las etiquetas de estos productos “naturales” a menudo los listados de ingredientes son escasos y las descripciones engañosas, simplemente evitan la verdad.

La realidad de los consumidores

Se han publicado estudios[2] llamativos sobre los contaminantes encontrados en productos de consumo habitual donde la etiqueta “verde” oculta una falta de reglamentación en el proceso de producción y etiquetado de estos productos. “Los fabricantes no están obligados a revelar todos los ingredientes o cualquiera de los componentes en una mezcla química llamada fragancia" [1]. Mientras que los consumidores están sintiendo el deseo de optar por productos que son “verdes”, “naturales”, o “ecológicos”, se les está abocando a lo contrario.

En ATTITUDE estos conceptos forman parte de nosotros por esa razón nos gusta compartir los estudios [2] [3] [4] de los productos de uso cotidiano como primer paso para advertir acerca de la publicidad engañosa y ayudar a la gente a realizar este cambio hacia una vida más sencilla y saludable.

Cómo actuar

• Revisa los productos que tienes en casa, analiza las etiquetas y los ingredientes.
• Identifica aquellos que contienen ingredientes perjudiciales para la salud.
• Llévalos al punto limpio de tu municipio, nunca los tires en inodoro o fregadero, ya que esta acción repercute directamente en el medio ambiente.
• Sé crítico, lee las etiquetas cuidadosamente para identificar productos libres de contaminantes, ingredientes no tóxicos que reconoces. Recuerda que también puedes usar productos como el vinagre blanco destilado, bicarbonato de sodio…

 

CAMP

El cambio a productos naturales hace que tu hogar sea un lugar más saludable para toda la familia. Estos productos proporcionan el mismo poder de limpieza que los productos químicos comerciales sin dejar atrás vapores desagradables o residuos peligrosos. ¡Marca la diferencia!


GRAFICA


41% de los productos “verdes” emiten al menos 1 contaminante cancerígeno
50% de los productos emiten 1 o más contaminantes cancerígenos
97% de los contaminantes encontrados no se mencionaban en las etiquetas
[1] Steinemann AC. et al., “Fragranced consumer products and undisclosed ingredients,” Environ Impact Assess Rev 29 (2009): 32-38.
[2] Scruggs CE., Ortolano L., Schwarzman MR. & Wilson MP., “The role of chemical policy in improving supply chain knowledge and product safety,” J Environ Stud Sci 4 (2014): 132-141.
[3] Dahl R., “Green Washing: Do You Know What You’re Buying?,” Environ Health Perspect 118 (2010): 246-252.
[4] Steinemann A., “Volatile emissions from common consumer products,” Air Qual Atmos Health 8 (2015): 273-281.

Para más información: http://cleanattitude.com/es/site

 

ECOVER


Tus platos ya están relucientes... pero ¿has pensado alguna vez qué sucede cuando tiras del tapón del fregadero de tu cocina? El agua sucia no desaparece por arte de magia (!). En realidad, se va por el desagüe y termina en una alcantarilla o en una fosa séptica. La suciedad no desaparece, simplemente se mueve de un lugar a otro, y esto es lo que llamamos la paradoja de la limpieza.
Actualmente está comprobado que los productos de limpieza convencionales y los de Ecover hacen el trabajo de mover la suciedad de un lugar a otro igual de bien. Pero la desventaja de usar productos convencionales es que estos contienen sustancias químicas dañinas. Cuando desplazan la suciedad, dejan atrás sus toxinas... en tu encimera, en tu fregadero o en tus platos. La limpieza con toxinas (que se encuentran en los productos convencionales) ¡solo aumenta el problema!

 

ABELA

 

El Bueno, el Feo y el Malo.

Hay dos tipos de suciedad, la buena y la mala. La buena (pero fea) es algo así como las manchas de hierba en la ropa de tus hijos o las huellas de barro en el suelo de tu casa. La mala (e igualmente fea) podría ser los restos de comida en los platos sucios o las manchas que quedan en el baño. Si esta suciedad mala se deja sin limpiar, las bacterias empiezan a multiplicarse. Pero tú, para eliminar este tipo de suciedad, ¡en realidad no necesitas productos químicos nocivos (como el amoníaco y la lejía) o productos antibacterianos!
Limpiando de manera sana (nuestros productos solo contienen elementos naturales), tus superficies estarán inmediatamente limpias y ya no atraerán a las bacterias (y tú habrás terminado con estos pequeños intrusos).

 

HURRAH

 

Burbujas

A todos nos gusta un vaso grande con burbujas, pero las burbujas en tu fregadero son otra historia. Probablemente estés acostumbrado a verlas cuando lavas la vajilla de tu casa; pero ¿cuál es su poder de limpieza?, en realidad no sirven de nada. La mayoría de los detergentes y lavavajillas tienen potenciadores de espuma añadidos, pero las burbujas adicionales que proporcionan en realidad no mejoran su trabajo (¡dejan esta parte para los tensioactivos!). Y el problema real con las burbujas es lo que no se ve... Los potenciadores de la espuma no se biodegradan muy bien y a los peces, ¡eso no les gusta mucho!


Ilusiones ópticas

¿Alguna vez te has preguntado acerca de la verdad que hay detrás de “más blanco que el blanco” en los productos de lavandería? La mayoría de los detergentes convencionales contienen un ingrediente que se llama abrillantador óptico. Este es un producto químico que refleja la luz y hace que la ropa y las sábanas se vean más brillantes o más blancas de lo que son realmente. Este efecto es solo una ilusión óptica: no tiene nada que ver con la eliminación de la suciedad. Los abrillantadores ópticos dejan rastros de productos químicos en tus telas, que ni tú ni el medio ambiente necesitáis.
Los abrillantadores ópticos son lo que los científicos llaman sustancias químicas persistentes. Son las más perjudiciales, ya que no se biodegradan en absoluto.
Para más información: http://es.ecover.com/

 

BOTELLAS

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.         Facebook biospirit

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto