LENTEJAS

POR: Núria Ripoll Blanch, Técnica dietista

LENTE

Las lentejas son uno de los alimentos mas antiguos que existen, es difícil incluso determinar la antigüedad que tienen, se cree que mas de nueve mil años.

Hay diccionarios histórico – gastronómicos que citan las lentejas como un alimento originario de Oriente Próximo. Al igual que los garbanzos estaban integradas en la dieta del pueblo egipcio.

Las lentejas son un alimento del grupo de las leguminosas. Aunque en la actualidad existen distintas variedades de lentejas, ya sean rojas, marrones o verdes, todas ostentan características similares. El sabor y la melosidad pueden variar, pero todas tienen un gusto reconfortante y satisfactorio. Son ricas en proteínas y, al ser un alimento muy saludable, pueden sustituir a la carne, especialmente si se mezclan con cereales.

A nivel nutricional, es importante diferenciar entre la proteína de alto valor biológico normalmente de origen animal, como la carne, los huevos, el pescado, etc. y la proteína de origen vegetal como la soja o las legumbres tradicionales. A esta última se recomienda mezclarla con cereales para completar la cantidad de aminoácidos que contiene. Las lentejas también contienen hidratos de carbono que se absorben gradualmente lo que las convierte en un alimento ideal para personas que tienen diabetes. Son ricas en vitaminas y minerales, de los cuales destacan el cinc y el magnesio. Son un alimento protector del sistema nervioso y cardiovascular.

Las lentejas precisan menos tiempo de cocción que otras legumbres como por ejemplo las judías secas. Las pequeñas lentejas rojas originarias de la India no precisan remojarse y quedan tiernas tras veinte minutos de cocción, aunque sirven mas para puré. Las lentejas marrones, las verdes y las Du Puy francesas precisan una cocción mas prolongada.

Las lentejas secas no deben conservarse más de un año pues se endurecen con el tiempo lo que dificulta su cocción. La mejor forma para cocerlas es dejarlas en remojo toda la noche y preferiblemente en agua blanda, para ello basta con añadir una pizca de bicarbonato sódico y por la mañana cocerlas a fuego lento con un poco de aceite. Deben salarse al final de la cocción, pues si se hace al principio, las pieles se romperán y el interior se endurecerá.

Aunque su característica menos agradable es que para algunas personas son flatulentas, sus propiedades como alimento la hacen indispensable en una dieta sana y equilibrada. Cada semana deberíamos comer lentejas en forma de puré, cocido, ensalada o sopa. Para que se digieran lo mejor posible, además de una correcta cocción, es mejor comerlas en los almuerzos y no por la noche. Una infusión digestiva en el postre a base de anís estrellado y manzanilla aliviara o incluso evitará los posibles gases.

El consumo de legumbres es una de las principales características de la dieta Mediterránea, sinónimo de dieta saludable.

 

LENTE 2

 

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.         Facebook biospirit

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto