GRASA DE LA PALMA ACEITERA

POR Núria RIpoll Blanch, técnica dietista

A raíz del debate abierto sobre la grasa de palma presente en muchos productos alimenticios, la población en general ha tomado más conciencia sobre las propiedades nutricionales de los alimentos y sobre la importancia de su origen.

 

Ciertamente, en cuanto a lo que se refiere en términos medioambientales y de sostenibilidad, el cultivo de la palma para la extracción de su aceite es un problema muy preocupante que nos afecta a todos, directa e indirectamente. Actualmente es una cuestión que se está debatiendo en el Parlamento Europeo y de la que todavía queda mucho por decir y hacer.


En este apartado, cabe hacer un paréntesis para diferenciar el aceite de palma de calidad ecológica al 100%, del aceite de palma convencional. El primero procede de cultivos certificados ecológica y socialmente, además de sostenibles. Muchas de las plantaciones de cultivo sostenible se ubican en Sudamérica, no en Indonesia y supuestamente, proporcionan a muchas personas, entre ellos los campesinos y sus familias, un trabajo limpio y remunerado. En principio, no tienen nada que ver con los cultivos de África y Asia, que son un problema real al cual se debería buscar una solución inmediata. Aunque tampoco se debe bajar la guardia, hay que seguir trabajando para que lo que se sella como sostenible realmente lo sea. Asociaciones como Greenpeace luchan a diario para ello.
Las certificaciones que a día de hoy controlan en gran medida el cultivo de palmas aceiteras biológicas son:

- RSPO - AGROPALMA
- RSPO – CARE
- BIO – CARE
- IBD Ecosocial Standards
LOGOS

Sobre la cuestión relacionada con la salud, esperemos que las autoridades competentes expongan los pros y los contras a partir de los estudios bromatológicos correspondientes. El aceite de palma, sea éste ecológico o no, es una grasa natural rica en ácidos grasos saturados, entre ellos el ácido palmítico. Nutricionalmente es una grasa poco recomendada para la salud, de la cual, cuanta menos cantidad se consuma, mejor. También es cierto que es estable a altas temperaturas y no se enrancia tan fácilmente como otros aceites, aparte de dar textura y sabor, por eso es tan usada en la industria de la alimentación. Y claro está, por motivos económicos.


A la espera de estas supuestas resoluciones, a día de hoy lo más recomendable es guiarnos por los criterios conocidos en nutrición:
Por ejemplo: ¿Es perjudicial para la salud comer un alimento que contenga aceite de palma?
La respuesta es: depende.
- En primer lugar depende de la cantidad y de la frecuencia de consumo de dichos productos.

- En segundo lugar depende del estado de salud actual de cada uno de nosotros. También de nuestros hábitos higiénico dietéticos.

- Y en tercer lugar, también se deberá tener en cuenta si hay presencia o no de grasa de palma en el resto de alimentos que forman parte de nuestro modelo de alimentación diaria.

 

A nivel legislativo es obligatorio especificar el tipo de grasa vegetal, de ahí la importancia de leer los ingredientes en las etiquetas. Asimismo, ser conocedores de si proviene de cultivos controlados o no. Cuanta más información tengamos, mayor serán los argumentos para decidir si compramos o no un producto.


No es lo mismo la alimentación que la nutrición.

La alimentación es el acto voluntario y consciente que hacemos al escoger los alimentos que vamos a ingerir. Además, estos alimentos nos proporcionan al mismo tiempo unas sensaciones organolépticas que nos dan bienestar y satisfacción. No todo el mundo aprecia de la misma forma los placeres gastronómicos, aunque es muy difícil que los alimentos no despierten el interés de los sentidos. Aun así, el gusto es educable y es en la primera infancia dónde deberíamos enseñar a comer. ¿Y la nutrición? Pues bien, la nutrición es el acto involuntario que sucede en nuestro organismo después de la ingesta de los alimentos. Se trata de la absorción y asimilación de los nutrientes: hidratos de carbono, proteínas, lípidos, vitaminas, minerales, agua. Estos nutrientes son necesarios para el funcionamiento y el mantenimiento de las funciones vitales del organismo. Una vez tenemos el alimento escogido en la boca y lo deglutimos, ya no depende de nosotros de forma consciente, sino de nuestro propio cuerpo que transformará el alimento para cubrir sus necesidades. De ahí la importancia de escoger bien. El tanto hablado equilibrio nutricional será correcto o no en función de nuestra elección.


El equilibrio nutricional es fundamental para la salud. Este equilibrio lo encontramos en la variedad de alimentos que nos da la naturaleza: los cereales, las semillas, las frutas, las verduras y hortalizas, los lácteos, las carnes, el pescado, los huevos, las legumbres, los frutos secos…todos, en su justa medida, aportan nutrientes beneficiosos para el organismo. Incluso los alimentos manipulados, transformados e industrializados, también pueden formar parte de este equilibrio siempre y cuando sepamos elegir y decidir en qué cantidad los incluimos en nuestra alimentación y si son productos puntuales o habituales. PIRAMIDE web

 

La representación de este equilibrio la podemos ver de forma gráfica en la pirámide de los alimentos. Es un modelo de alimentación sano basado en la dieta mediterránea. Los alimentos se representan en distintos eslabones por orden de importancia y por cantidad de raciones diarias recomendadas. Con este método tan visual, vemos que las grasas naturales como la mantequilla, la grasa de cerdo, la grasa de coco, la grasa de palma y los alimentos que llevan estas grasas, como la bollería, las galletas, los dulces, los helados industriales, los precocinados…se sitúan en el último eslabón. Son alimentos que deberíamos consumir muy de vez en cuando.Tenemos plena libertad a partir del conocimiento de cada uno para escoger de qué modo queremos alimentarnos y decidir cuáles son nuestras prioridades.

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.         Facebook biospirit

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto