EL COCO, UNA SEMILLA QUE DA ALIMENTO Y BEBIDA AL MISMO TIEMPO

POR: Núria Ripoll Blanch, Técnica dietista 

alricococo

 

El coco natural no es un “fruto” práctico para degustar, contrariamente a la facilidad con la que se come una naranja o una manzana, ya que precisa de habilidad para abrirlo y una dedicación y tiempo que muchos de nosotros a veces no tenemos. Es mejor enfocar el consumo del coco natural como un alimento al que disfrutar de forma ocasional, así cuando nos apetezca prestaremos especial atención en todo a lo que su manipulación requiera. En pleno verano el coco se convierte en un gran aliado para nuestra alimentación, es la época del año en la que más podemos aprovechar sus propiedades.

En realidad el coco es la semilla del fruto del cocotero, un árbol de la familia de las Palmáceas (Cocos Nucifera’L.). Dicha semilla es lo que comúnmente se vende y se comercializa en todas sus variantes. Contiene vitaminas, minerales y oligoelementos en cantidades considerables. Es antioxidante y muy energético gracias a su alto contenido en lípidos e hidratos de carbono. El aporte de nutrientes y las reservas energéticas que ofrece al organismo hacen que sea un alimento muy apropiado para deportistas o personas que necesitan mucha energía para sus actividades diarias.

Del coco se pueden obtener partes alimenticias mucho más fáciles de conseguir en el mercado o en las tiendas especializadas: la pulpa desecada, la grasa de coco y la leche de coco. El agua del coco es mejor consumirla natural.

coco biospirit


El agua del coco: El agua del coco es una bebida remineralizante, contiene abundantes sales minerales como el magnesio, el calcio y el fósforo. En época de calor es ideal para combatir la sed y evitar la deshidratación. Consumir un refresco a base de agua de coco antes y después de ir a la playa o de practicar deporte, contribuye a una rápida y saludable recuperación del organismo.

La pulpa: Cuando el coco está verde la pulpa contiene mucha agua y menos nutrientes en comparación a cuando es maduro. La pulpa del coco maduro es rica en minerales, hidratos de carbono y proteínas, pero el nutriente más importante de la pulpa del coco es la grasa. Es un tipo de grasa saturada y, aunque se ha documentado que no aumenta los niveles de colesterol, debe ser consumida con moderación como cualquier otro aceite.

Los copos de coco desecado: A nivel nutricional es igual a la pulpa fresca exceptuando el contenido en agua. Es muy interesante este producto ya que podemos conseguirlo de forma práctica y sencilla en las tiendas de dietética o en supermercados ecológicos. A diferencia de los derivados del coco natural, los copos de coco desecado, también llamados escamas de coco o coco rallado, se conservan durante mucho tiempo manteniendo el aroma y el sabor originales y siempre podemos disponer de ellos para cocinar o elaborar postres y batidos. Bastará que los hidratemos otra vez y ya están listos para su manipulación. Es un producto que no contiene gluten, con lo cual pueden beneficiar-se de ello las personas celíacas.

Leche de coco: Se obtiene exprimiendo la pulpa madura del coco. Se utiliza para cocinar, para elaborar exquisitos postres y para preparar batidos junto con otras frutas (combina muy bien con fresas, papaya, mango y piña). La leche de coco es igualmente rica en los mismos nutrientes que contiene la pulpa excepto la fibra.

Grasa de coco: La parte del fruto usada para elaborar el aceite de coco es la pulpa blanca que hay en el interior de la semilla conocida como copra. El aceite o grasa de coco es muy estable incluso en altas temperaturas. A temperatura ambiente es poco fluido, por esto también se llama manteca de coco. Muy utilizado en cosmética para el cuidado de la piel.

 

Como abrir un coco:

Lo primero que hay que hacer es asegurarnos que contiene agua, así sabremos que no está seco. Hay que agitarlo y escuchar en su interior el ruido del agua. Luego se hacen dos orificios en los “ojos” del coco y se vacía el agua en un recipiente. Con un martillo se pica de forma firme y con golpes secos alrededor del coco que vamos girando con la otra mano, hasta que se parte en dos mitades. Para consumirlo se tiene que separar la cáscara de la pulpa y pelar la piel marrón que es un poco indigesta. Para ello podemos utilizar el mismo martillo y un cuchillo.

 

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.         Facebook biospirit

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto