Menú artículos

ALIMENTOS DE OTOÑO

Por Núria Ripoll Blanch, técnica dietista

Todos sabemos que para obtener una alimentación sana y equilibrada, no debemos olvidar el consumo de frutas y verduras. Pero también es importante que estos alimentos sean productos de temporada, de esta manera nos aseguramos que son productos frescos y saludables, más económicos, de proximidad y propios de nuestra gastronomía. Además, si son ecológicos mucho mejor. La agricultura ecológica respeta el equilibrio de la tierra, no utiliza productos químicos, dispone de energías limpias y renovables y promueve el comercio justo.

A veces, olvidamos que la cocina también debería seguir el ciclo estacional y que, para comer verduras y hortalizas es mejor esperar a los meses en los que éstas dan lo mejor de sí mismas. Comer por ejemplo melocotones en invierno o coles en primavera no es lo aconsejable. Incluso si su aspecto es atractivo, su sabor no será el que tendrían las mismas hortalizas y frutas maduradas bajo el sol. En consecuencia, la cantidad y calidad de los nutrientes será diferente y para quien lo crea, la energía también.

Si a nuestro entender no estamos seguros de qué productos pertenecen a cada estación, existen los calendarios de temporada donde, de forma gráfica e ilustrativa, nos indican cual es la mejor época para consumir frutas, verduras y hortalizas según su temporalidad.

 

frutas y verduras de otoño

 

En la agricultura, las siembras y cosechas están relacionadas directamente tanto con las estaciones del año como con los periodos vegetativos de los cultivos. Obtener los alimentos conforme el momento idóneo de cada estación y seguir el calendario, también sirve como recordatorio para cocinar las recetas más sabrosas y tradicionales que forman parte de nuestra cultura gastronómica.

También deberíamos tener presentes los otros grupos de alimentos, de los cuales hay ingredientes que se utilizan de forma habitual para preparar platos típicos de otoño: las legumbres, los tubérculos, las setas y los cereales como la polenta también son protagonistas.

A continuación, vamos a nombrar de forma representativa algunas frutas, hortalizas y frutos de otoño, junto con algunas curiosidades.

 

LA ALMENDRA

El almendro es uno de los primeros árboles que florecen y cuando lo hacen son de una gran belleza. Son árboles de hoja caduca. La parte comestible es el fruto, su ingesta aporta mucha energía y es muy nutritivo. La cáscara de la almendra se aprovecha como combustible para estufas, hornos…

Además de consumirla cruda o tostada, también se utiliza para elaborar turrones, mazapán, almendras garrapiñadas, bebida de almendras, galletas, tartas…

 

LA AVELLANA

Turquía es el principal país productor de avellanas del mundo. El avellano también es un árbol de hoja caduca, no necesita de muchos cuidados y sus ramas se utilizan para fabricar cestos. La parte utilizada para su consumo es el fruto. Es ideal para las dietas de los deportistas.

Las avellanas también se utilizan para elaborar helados, chocolate de avellanas, crema de avellanas. También son un ingrediente clave en la preparación de algunos guisos y cazuelas.

 

EL CAQUI

Los caquis son el fruto del árbol del caqui. Éste es originario de la China y del Japón, donde es muy apreciado. Su nombre significa “fruto divino”. Es de los frutos que debemos saborear a finales de año, los frutos de color más oscuro son los más sabrosos. Son dulces y contienen muchas vitaminas.

Con este fruto se elaboran flanes, cremas, mermeladas, batidos y también lo podemos dejar secar.

 

LA CALABAZA

La planta de la calabaza se llama calabacera, es una planta que prefiere climas cálidos aunque se adapta con facilidad. Las calabazas tienen muchas formas y tamaños diferentes, hay incluso algunas que pueden llegar a pesar más de 40 quilos. La parte que utilizamos es el fruto y la semilla. Su consumo fortalece las defensas, contiene vitamina A y ayuda en el proceso de crecimiento óseo. Es ideal para los niños y mayores.

Las semillas son extraordinariamente nutritivas y contienen sustancias específicas para la salud en general y para proteger la próstata de los hombres en particular.

A lo largo de la historia, se ha utilizado como recipiente, instrumento y flotador. Esto sí, seca y vacía.

 

LA CASTAÑA

El castaño es un árbol formidable que puede llegar a alcanzar más de 30 metros de altura. La madera de castaño es muy valorada por su resistencia. También es un árbol de hoja caduca que florece en primavera y nos da los frutos en otoño. El fruto es la parte comestible. Es muy energético y además contiene minerales que ayudan en el desarrollo de las funciones cerebrales. Su consumo es ideal para estudiantes y personas que tienen desgaste intelectual.

En cocina las podemos utilizar para hacer flan de castañas, puré de castañas, para guisos, confitadas y sobretodo ¡tostadas!

 

EL MEMBRILLO

El membrillero es un árbol frutal muy antiguo, se conoce su cultivo desde el año 4000 a.C. El membrillo, su fruto y parte comestible, era el símbolo de la fecundidad y amor en la Antigua Grecia. Es rico en calcio, potasio y magnesio. Su consumo favorece el correcto desarrollo de músculos, nervios y huesos.

Culinariamente se utiliza para elaborar compota, queso con membrillo, pastel de membrillo, mermeladas…

 

LA GRANADA

Es el fruto de un árbol llamado granado. Árbol cultivado ya desde la antigüedad, los egipcios enterraban a sus difuntos con una granada para desearles abundancia en la otra vida. La granada es la reina de los antioxidantes durante el otoño. Contiene muchas vitaminas y sustancias saludables para el organismo, entre ellas los polifenoles. Su consumo durante esta estación, rejuvenece por dentro y por fuera ya que tonifica y reafirma los tejidos. Para comprarla es mejor escoger las que tengan colores vivos, con matices marrones y piel delgada.

Con la granada podemos elaborar sencillos y básicos platos: mascarpone con granada, bacalao, ensaladas, zumos, postres…

 

EL BONIATO

El boniato es un tubérculo. Ahora se cultiva en muchos países, pero es originario de Suramérica, zona del Perú. Aquí se empieza a cultivar en junio. Posee un sabor dulce y es un extraordinario alimento que debemos aprovechar en esta estación. Es energético, muy rico en vitamina A, betacarotenos y vitamina C, aunque parte de esta se pierde en la cocción. A los niños les va muy bien este alimento para crecer muy sanos. Para presentar el boniato en la mesa, lo podemos preparar al horno, al vapor con verduras, en forma de puré… También puedes hacer buñuelos de boniato y láminas fritas como si fueran snacks.

 

Anímate a buscar alguna receta que contenga estos alimentos y disfruta del otoño con ilusión y entusiasmo.

                              

Bibliografía: Menja’ns a la tardor de A.M.Matas - Joan Antoja - Òscar Sardà. BARCANOVA.

Cambiar idioma

Contactar

+34 972 42 86 85 | Aviso legal | Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.          facebook   Instagram Biospirit   linkedin Biospirit

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto